La respuesta al clamor

Vengo de la oscuridad de mi luna a transmitir ese mensaje:

“Puedo oír el llanto de todas mis hijas, sufro por el dolor de cada una de ellas. 

Compartí la luz divina con muchas mujeres alrededor del mundo

Aun así sigues absorta por en tu propio dolor, por tu propio miedo, en tus propios recuerdos.

A cada noche te llamo, te envío mensajes, pero aun duermes intensamente…

Ojalá pudieras oír a ti misma, 

Ojalá tuvieras tiempo de cerrar los ojos y poner tu mano en tu bajo vientre….

No te pierdas en tus pensamientos,

No te pierdas en las seducciones de ese mundo.

No hay un camino a seguir,

Hay un amar.

Amar a ti misma

Parar cuando tu cuerpo lo pida,

Oír tú matriz sagrada,

Ir a la naturaleza a recibir mi medicina.

Permitir que la energía serpentina se mueva

Dentro de ti

Ese es el camino

Hacia dentro de ti”.